Tres alternativas a la bancarrota para tus impuestos atrasados

Existen diferentes alternativas a la bancarrota, que muchas personas desconocen.

Quienes están enfrentando deudas cuantiosas al IRS y luchando para llegar al final de mes, consideran la bancarrota como la única salida.

Efectivamente, declararse en bancarrota puede ser una solución efectiva. Pero, puede tener serias consecuencias y debería ser tomada en cuenta sólo como último recurso.

En esta entrada, te dejamos tres alternativas que debes explorar antes de declararte en bancarrota, pero primero te explicamos brevemente de qué trata la bancarrota.

La bancarrota es una opción para deudas comerciales

La bancarrota podría ser la mejor opción, especialmente si tienes una deuda comercial muy grande. Pero, la bancarrota no siempre resolverá los problemas de impuestos.

Ciertos tipos de deudas de impuestos al IRS no son eliminados por los procedimientos de bancarrota.

Si debes impuestos, es importante tener primero una imagen clara de tu situación financiera y entonces considerar todas tus opciones.

Es posible trabajar con la deuda y retomar el control de tus finanzas sin la necesidad de declararse en bancarrota.

Esto dependerá de la cantidad de dinero que debes, a quién le debes y los activos e ingresos que tienes.

Contacta una firma de alivio de impuestos

Los abogados de impuestos tienen más experiencia con los enredos de las leyes de impuestos que los abogados de bancarrota.

Un abogado de impuestos evaluará la situación con tus taxes y revisará las opciones disponibles para lidiar con tu deuda tributaria.

Si consideras que necesitas un alivio por bancarrota, un abogado tributario te podrá referir con un abogado que se especialice en el tema.

Sin embargo, existen buenas alternativas a la bancarrota que un buen abogado de impuestos conoce.

Si el abogado es bueno, conocerá todos los programas del IRS disponibles para ti.

A menudo te ayudará a llegar a un acuerdo por tu deuda de impuestos con dicha organización recaudadora.

Esta puede ser una excelente alternativa para reducir sustancialmente la cantidad de impuestos que se deben de años anteriores.

Además, un acuerdo de impuestos con el IRS, también llamado oferta en compromiso, también puede ser un gran paso para volver al buen camino en tus finanzas.

Pregunta a otros acreedores por menores tasas de interés

Es muy fácil quedar atrapado por las altas tasas de interés de las tarjetas de crédito y la deuda que crece exponencialmente.

Con tasas de interés que van de 18% en adelante, puede ser muy complicado mantenerse al día con los cargos y casi imposible pagar las deudas.

Si te declaras en bancarrota, el balance de tu tarjeta de crédito se convierte en una deuda insegura y la compañía de la tarjeta de crédito podría no recibir nada.

Para evitar esto, las compañías acreedoras podrían estar dispuestas a aceptar un pago menor a la cantidad adeudada.

También, podrían aceptar reducir la tasa de interés, aceptar pagos mensuales menores o liberar cuotas atrasadas.

Si tu situación financiera es muy complicada, incluso podrías tener un periodo de gracia donde dejas de hacer pagos. Tan solo necesitas tomar el teléfono y llamar para saber cuáles son tus opciones.

De igual forma, también podrías ser capaz de reducir cualquier penalidad asociada con tus impuestos atrasados.

Un profesional de impuestos puede hacerte saber si calificas por la mitigación First-Time Penalty Abatement o por la Reasonable Cause Penalty Abatement.

Refinancia tu deuda

Si no calificas para un acuerdo con el IRS y el proveedor de tarjetas de crédito y los prestamistas no están dispuestos a negociar contigo. Existe una tercera opción para ahorrar dinero y evitar la bancarrota.

Podrías obtener una tasa de interés más baja, así como pagos menores al refinanciar tu préstamo de la hipoteca.

Para esto deberás contactar a varios prestamistas para asegurarte de que realmente estás obteniendo los mejores términos.

Los bancos locales y los prestamistas de hipotecas suelen tener términos más flexibles. También podrían darte tasas de interés menores que las de una sucursal bancaria nacional.

Una tasa de interés más baja podrá ahorrarte una buena suma de dinero en el largo plazo y permitirte pagar la deuda con más rapidez.

Si tienes un gravamen de impuestos federal (Tax Lien) o un embargo de tus salarios (Wage Levy) del IRS no podrás calificar para un nuevo préstamo.

Pero, en Global Tax te cubrimos las espaldas. Nuestra firma puede ayudarte a liberarte de ellas.

Tus aliados para volver a empezar

Para aquellos que atraviesan predicamentos financieros, llenar una petición de bancarrota puede significar un nuevo comienzo y un nuevo camino para la recuperación financiera.

Pero, la bancarrota también tiene sus desventajas.

Puede bajar tu escore de crédito y dificultar el acceso a nuevos préstamos. Además, no te liberará de todos los tipos de deudas de impuestos.

Es importante recordar que la bancarrota no es la salida y puedes considerar otras opciones.

Las tres alternativas a la bancarrota de este artículo te darán ese empujón que necesitas para volver a empezar. Pero, sin el estigma y el impacto negativo a largo plazo que tienen las peticiones de bancarrota.

Si estás considerando un proceso de bancarrota, comunícate con nosotros para considerar tus alternativas.

Nuestros clientes no tienen que hablar con el IRS en ningún momento.

Nosotros te ayudaremos a ahorrar dinero y tiempo. Así como reducir tu carga tributaria con un acuerdo o una mitigación de la deuda.

Si deseas comenzar de nuevo, solicita una consulta inicial hoy mismo.

Nuestro experimentado equipo en las oficinas de Global Tax espera tu llamada.

Developed by CoderNext

Developed by Rokeybur Rahman rokeyfx